Con estos ásanas se produce una apertura y estiramiento de los costados. Al trabajar a ambos lados del cuerpo, esto va a permitir un equilibrio de las energías vital y mental.

Al abrir los costados se producirá también una ampliación respiratoria y un alineamiento de la columna vertebral.

En la Escuela de Yoga Zaragoza estos ásanas se realizan en el primer tercio de la sesión para preparar la columna para posteriores ásanas de extensión y flexión.

Efectos:

  • Tonificación de nervios espinales
  • Flexibilización de la columna vertebral, corrección de desviaciones (escoliosis)
  • Masaje de órganos abdominales
  • Estiramiento de espalda, cintura y piernas
  • Estabilidad y equilibrio físico y mental
  • Equilibrio energético

En la foto, Anantasana (postura de Ananta)