Las posturas de torsión son esenciales en la práctica de Yoga. Son ejercicios purificadores que ayudan a limpiar residuos estancados en toda la cavidad abdominal.

Ayudan a equilibrar las funciones fisiológicas y armonizan las energías vitales y mentales para proporcionar una buena salud.

Se trabaja girando la columna vertebral a uno y otro lado y entre sus efectos:

  • Afinan la cintura
  • Flexibilización y tonificación de la columna vertebral
  • Vitalización del sistema nervioso
  • Armonización y equilibrio energéticos
  • Previenen lumbagos, ciáticas, corrige desviaciones vertebrales.
  • Estimulan el páncreas y regula la actividad renal y suprarrenal
  • Combaten el estreñimiento

En la Escuela de Yoga Zaragoza estas posturas se incluyen en nuestras sesiones como forma también de preparar la columna vertebral para otras posiciones posteriores.

En la foto, Ardha Matsyendrasana (mitad de la postura de Matsyendra)