Los nadis son canales psíquicos por donde circulan las energías internas. Los chakras son los centros psíquicos que se encargan de generar, absorber, acumular, transformar y distribuir la energía. Desde los chakras las energías se distribuyen a otros cuerpos: sutil, denso, causal…

LOS NADIS. Canales psíquico-energéticos

Se corresponden con los puntos meridianos de acupuntura y son trayectorias energéticas, no tubos por donde pasa la energía. Hay unos 72000 nadis, de los cuales algunos son más importantes que otros, siendo 3 los más destacados, que se ubican en la columna vertebral y controlan a los restantes. Estos son Ida, Pingala y Susumna Nadi

Sushumna nadi: Es el canal principal de energía. Por él circula la energía espiritual. Se relaciona con el sistema nervioso central. Comienza en muladhara chakra y llega hasta sahasrara chakra.

Ida nadi: Conduce la energía mental. Ida parte del lado izquierdo de muladhara chakra y asciende en movimiento serpenteante pasando por todos los chakras

Ida rige el sistema nervioso parasimpático, que regula los procesos internos del organismo, relaja los músculos superficiales.  Controla los procesos mentales, intelectuales y analíticos

Pingala nadi: conduce la energía vital. Pingala parte del lado derecho desde muladhra y asciende en movimiento serpenteante pasando por todos los chakras.

Pingala  se asocia al sistema nervioso simpático, que prepara al organismo para interaccionar con el exterior. Energetiza todo el cuerpo y exterioriza la conciencia. Activa el ritmo cardiaco, aumenta la tensión muscular y la temperatura corporal.  Controla los procesos vitales, dinámicos y fisiológicos.

Ida y pingala  están relacionados con los conductos nasales izquierdo y derecho, respectivamente. Los conductos nasales no funcionan simultáneamente. Durante un tiempo funciona uno y luego otro. En el intercambio fluyen los dos a la vez, hay un equilibrio entre energía mental y vital y en esos instantes se activa sushumna.

Cuando la respiración fluye más intensamente por la fosa izquierda, es  ida, la fuerza mental la que está activada. Es un momento propicio para la práctica de algún trabajo intelectual o creativo y menos físico.

La fosa izquierda se liga al hemisferio derecho, responsable de la orientación, el espacio, la intuición, creatividad…

Cuando la respiración fluye más intensamente por la fosa derecha, es  pingala, la fuerza vital la que está activada. Es un momento propicio para la práctica de algún trabajo físico, de acción con el exterior, pero no es buen momento para la concentración.

La fosa derecha se encarga del análisis lógico y matemático

Cuando se produce ese equilibrio entre ambos nadie y se activa sushumna, llega gran cantidad de energía al cerebro, momento de plenitud.

El Yoga trata de equilibrar ambos nadis

 

LOS CHAKRAS. Centros psíquico-energéticos

Chakra se traduce como círculo o rueda, son como remolinos de energía. Los principales chakras están asociados con los plexos nerviosos y glándulas endocrinas importantes. Por ello algunas prácticas del yoga, actúan sobre los plexos y glándulas, estimulando los chakras.

Hay dos formas de activar los chakras:

  • Dirigiendo mentalmente el prana (energía) a su localización
  • Concentrando la mente en su lugar de ubicación y en su forma.

 

Hay que decir que el chakra es al mismo tiempo un centro de energía vital y psíquica y están directamente relacionados con el cerebro. Así que cuando se activa un chakra, éste activa su parte en el cerebro, incrementando el nivel de conciencia. Cada chakra nos relaciona con un determinado nivel de conciencia, desde el más burdo o instintivo hasta el más sutil.

En el proceso de evolución espiritual, cuando kundalini despierta, se eleva por sushumna nadi, activa los chakras a otro nivel de conciencia y llegar a sahasrara donde se funde con la conciencia pura y produce un estado de conciencia cósmica.

En su forma normal los chakras están bloqueados, funcionando a un bajo nivel. Deben ser purificados y ajustados.

Los principales chakras son:

MULADHARA CHAKRA

Localizado en el perineo. Flor de loto de 4 pétales de color rojo, en su interior un cuadrado con un triángulo rojo invertido. Dentro del triángulo un Shiva lingam (símbolo de la conciencia suprema) y una serpiente enroscada en él (Kundalini shakti- energía cósmica individualizada)

SVADHISTANA CHAKRA

Localizado en el cóxis. Flor de loto de 6 pétalos de color rojo. En la parte inferior un cuarto de luna creciente. Una noche oscura sobre un vasto océano

MANIPURA CHAKRA

En la columna vertebral a la altura del ombligo. Flor de loto amarilla de 10 pétalos. En el interior un triángulo invertido y en el centro un sol radiante (vitalidad)

ANAHATA CHAKRA

Centro del pecho. Flor de loto azul de 12 pétalos, en el centro 2 triángulos entrelazados uno con la punta hacia arriba y otro hacia abajo. En el centro una llama (símbolo del alma)

VISHUDDHI CHAKRA

En la zona cervical. Flor de loco violeta de 16 pétalos. En el interior una gota de néctar (símbolo del elixir de la vida)

AJNA CHAKRA

Centro de la cabeza. Flor de loto plata de 2 pétalos. En uno un sol y en otro la luna

SAHASRARA CHAKRA

Cima de la cabeza. Flor de loto brillante de mil pétalos, en el centro un Shiva lingam (símbolo de la realización mística) y el huevo o matriz de oro

 

Con qué relacionamos los chakras.

Muladhar: materia, plano físico. Rige la seguridad. Vinculado al instinto de supervivencia: casa, comida, procrear…

Muy activado: foco en lo material, el dinero, casa, hablar de casas, comidas, lo material

Poco activado: homeless, vagabundo…

Equilibrado: persona que vive cómodamente, suficientes recursos para comer, tendencia comida sana, armonía con lo que tiene

Svadhistan: plano psico-somático. Vinculado con lo inconsciente. Energía sexual, la más potente que hay. Deseo de placer.

Muy activado: sobreexcitación sexual. Toda su vida gira en torno al sexo

Poco activado: frigidez, impotencia, líbido baja

Equilibrado: vive la sexualidad con naturalidad

Manipura: plano psicológico. Representa la acción, la energía. Relacionado con la ambición, poder, autodeterminación. Ego. Arquetipo: político, trepa, corrupto…

Muy activado: el ambicioso, querer ser el mejor. Individualista. Personas que se mueven mucho, no paran, siempre haciendo cosas

Poco activado: persona tímida sin energía, sin iniciativa, sin dinamismo, no emprendedora

Equilibrado: persona con suficiente energía para llevar a cabo todo lo que se proponga, cuenta con otros para ello y permite que se beneficien también.

Anahata: plano psicológico-espiritual. Entre lo material y lo espiritual. Emociones, amor, sentimiento. Arquetipo: amante desinteresado, madre que ama a su hijo, poeta, monje devoto

Muy activado: persona muy emocional, sentimental, llora viendo conflictos, muy preocupada por todo

Persona muy posesiva con su pareja, que depende emocionalmente de otros

Poco activado: persona cerrada, no cordial, no simpatía, siempre enfadada, pesimista, emocionalmente aislada

Equilibrado: persona amorosa pero no empalagosa, cordial, solidaria, compasiva. Relaciones sin posesividad

Se dice que nuestro Ser, Esencia profunda reside en Anahat

Vishuddhi: nivel espiritual. Capacidad de comunicación, no solo verbal. Cualquier arte: danza, poesía, música. Creatividad, arte. Arquetipo: artista, comunicador

Muy activado: comunicadores compulsivos, hablar sin parar

Poco activado: tímido, poca iniciativa, poca energía, nunca hablan

Equilibrado: habla cuando hay que hablar, sabe escuchar, se expresa bien, comunica con claridad, creativa, con imaginación

Ajna: plano espiritual. Ojo de la sabiduría y del conocimiento, 3º ojo. Facultades mentales, intelecto, intuición, facultades psíquicas…

Muy activado: mucha actividad mental, mucho lío, no se centran

Poco activado, mente nublada, sin claridad, no se entera, abotargamiento

Equilibrado: capacidad de pensamiento lógico, analítico, capacidad de concentración, analiza y llega a conclusiones adecuadas. A veces estado meditativo

Sahamsara: plano trascendental, más allá de la mente. Representa la conciencia suprema. Máximo nivel de conciencia. Cuando la energía kundalini despierta, ya no se tiene miedo a la muerte.

Amor desinteresado, sin expectativas.