Postura del perro sobre un pie.

Efectos:

Fortalecimiento de brazos, piernas y espalda.

Libera y estira hombros e isquiotibiales.

Ayuda y mejora al funcionamiento del aparato reproductor y digestivo.

Buen riego cerebral.

Activa la energía.

Calma la mente, aliviando el estrés y la ansiedad.