Ella es Ana.

Está realizando Matsyasana (postura del pez), ásana de extensión

Ésta es su experiencia con el Yoga:

“Mi primer contacto con el yoga, hace ya casi veinte años, significó para mí el comienzo de un largo proceso de transformación personal y desarrollo de la consciencia. El giro que dio mi vida hubiera sido impensable sin la ayuda de esta práctica. También la sensación de bienestar físico y mental mejoró notablemente.”

Namasté, Ana.