Abhyasa es práctica constante en Yoga.

Mediante la práctica continuada es como se consiguen eliminar los movimientos mentales. Por medio de esa práctica se consigue destruir viejos hábitos y desaparecen las tendencias mecánicas mentales.  Una vez que el practicante se sitúa en abhyasa, su sadhana (práctica personal) llega al inconsciente y empieza a formar parte de sí mismo, actuando desde lo más profundo de su mente. 

Esta práctica constante no es una lucha contra la mente, sino que es el medio para disolver  pautas mentales adquiridas en el pasado.  Lo que abhyasa pretende es conseguir que el practicante permanezca plenamente consciente del momento presente. Mantener una actitud consciente sin prejuicios en cada momento.

Se trata de permanecer en un estado de presencia constante para que los viejos hábitos queden neutralizados y así poder practicar con amor y respeto.  De tal manera que la sadhana se convierte en una experiencia plena completamente.

Las características de Abhyasa son:

– realizar la práctica con absoluta fe

– práctica continuada e ininterrumpida

– práctica prolongada

Cuando se realiza así, entonces es cuando las modificaciones mentales (vrittis) desaparecen.