En la práctica de Yoga todos los ásanas se pueden realizar utilizando ayudas para ello, si nos falta flexibilidad o si por nuestra constitución física hay alguna dificultad para su realización

En este caso para Malasana hemos utilizado una toalla enrollada, que en una de las posturas la hemos colocado bajo los talones, y en otra detrás de rodillas. También podemos usar un cojiín debajo de nalgas para que nos dé mayor estabilidad en la posición.

Feliz práctica!