La respuesta es sí

Much@s practicantes se han hecho esta pregunta en las últimas semanas.  Todas las personas queremos realizar nuestras actividades en un entorno saludable y que garantice una práctica sin riesgos.

Empecemos por entender qué nos perdemos si ante esta situación actual, dejamos de practicar aquello que nos ha mantenido físicamente ágiles y, mentalmente en equilibrio  durante tanto tiempo. Los beneficios del Yoga y de Mindfulness son ampliamente conocidos.

En el caso de Yoga sus beneficios se perciben desde la primera clase: a nivel físico porque notas cómo tu cuerpo se estira, se tonifica y ves que tu resistencia aumenta con la práctica, a nivel respiratorio notas que tu capacidad pulmonar se ha incrementado, a nivel mental observas que puedes permanecer en calma y centrad@ durante más tiempo a lo largo de la jornada. Y uno de sus principales beneficios es la mejora del sistema inmune y qué mejor época para tener nuestras defensas al máximo justo antes del otoño-invierno.  Todo el trabajo físico tiene una incidencia en diferentes glándulas, activándolas y permitiendo su correcto funcionamiento  lo cual nos lleva a mejorar nuestro sistema inmunológico y tener así una mayor defensa frente a virus, etc.

Con la práctica de Mindfulness obtenemos ese bienestar físico, mental y psicológico que tanta falta hace, sobre todo, en el momento que estamos viviendo.  Y en este caso también cuando nuestro cuerpo y nuestra mente se encuentran en equilibrio permitimos optimizar el funcionamiento de todos sus órganos, glándulas etc. Una mente equilibrada y serena permite que el cuerpo realice óptimamente sus funciones.

En general, ambas disciplinas nos aportan un estado de conciencia más nítido, más claro… que nos lleva a esa paz interior que tod@s buscamos.

Como siempre explico en mis clases, la práctica individual es muy importante, pero sabes que la práctica en grupo es fundamental. Es decir, poder seguir conectado a una fuente de enseñanza es lo que va a seguir motivándonos a practicar, sin dejar por ello la práctica personal.

Es por ello que deseaba compartir con vosotros estas reflexiones, tras las cuales os animo a participar en las clases. Aparte de incidir en todo lo bueno que tanto Yoga como Mindfulness nos aporta, y que sería ya una buena razón para  acudir a las clases, debes tener en cuenta que hemos acondicionado la sala para mantener todas las normativas vigentes de seguridad sanitaria: distancia entre colchonetas, ventilación continuada, desinfección de calzado, desinfección de manos, uso de mascarilla…

Asimismo, se han habilitado las clases vía on line para que cualquier persona pueda continuar sus prácticas. En estas clases se incide en que la pantalla se coloque de manera que en todo momento se pueda corregir la postura a un@ alumn@ y que tu práctica sea segura y eficaz.

Desde aquí animo a todas las personas que estén dudando de si acudir o no a sus clases, a que con total seguridad vuelvan a ellas. No debemos dejarnos llevar por el pesimismo y la incertidumbre, debemos retomar nuestras vidas y seguir viviendo conscientemente en calma.