Un ásana clásico que podemos intensificar al avanzar en nuestro aprendizaje.

Y siempre escuchando nuestro cuerpo antes de realizar el ásana

Feliz Práctica!