Ásana de extensión en cuya realización debemos cuidar nuestra columna vertebral y ejecutar el ásana con mimo y atención.

Es una postura energizante que requiere de una compensación inmediata. Tonifica la columna vertebral. Amplía la capacidad pulmonar y mejora la circulación sanguínea

Te animo a practicarla en tus sesiones!