Después del embarazo y el parto las madres suelen interrumpir su práctica de Yoga por las atenciones y cuidados que necesita el bebé.

Estas clases de mamás/papás con bebés nos permiten seguir con nuestra práctica permitiendo que el bebé nos acompañe. De esta manera, se puede atender al bebé en cualquier momento de la práctica. Además, se une el hecho de compartir las clases con otras mamás/papás con sus bebés y podemos sentirnos más arropadas ante cualquier duda que se nos pueda presentar.

Son sesiones  en las que practicamos todo tipo de ejercicios: respiración, ásanas, relajación, meditación.

Beneficios:

– Ayuda a la recuperación física tras embarazo y parto, recuperando progresivamente la musculatura abdominal y trabajando con ejercicios el suelo pélvico

– Estiramientos de la espalda y trabajo postural que se ve modificado por transportar al bebé en brazos durante mucho tiempo

– Trabajos a nivel psíquico-emocional para fortalecer nuestra confianza y autoestima.

– Se trabaja el vínculo madre/padre-bebé

 

Se recomienda comenzar la práctica, 4-6 semanas después de un parto natural o 8-10 semanas después de una cesárea.

Cualquier consulta que tengas respecto a este tema, no dudes en contactar conmigo.